AMANDO MI ÚTERO: USO DEL HUEVO VAGINAL

POR LINDSAY MARTÍNEZ



“Es hora de soltar el miedo y el dolor; es momento de crear luz y vida”

Amasai


Buscar la sanación desde el amor, desde el bienestar y desde la renovación se había vuelto la prioridad. Entender que el útero no es para guardar miedo y dolor, sino para crear vida, gestar proyectos; dar luz y recibir amor y respeto se empezaba a convertir en una realidad. Entender mi cuerpo, entender lo que soy, entender lo que siento, disfrutar de mi vida y mi sexualidad podían ser una realidad y no solo un sueño o añoranza de un día poder estar bien. Atreverme a amar y ser amada, a experimentar mi cuerpo y soltar las memorias dolorosas había sido la mejor decisión.


Volverme dueña de mi vida, de mis sentimientos y no sólo un resultado de las circunstancias vividas, me había hecho crecer, madurar y amarme.


El compartir lo que me había ayudado, era contribuir a disminuir la estadística de violencia sexual y las secuelas de ella.


Una de las técnicas que usé y no sólo sanó mis memorias uterinas sino que rompió mis esquemas mentales, fue el uso del huevo vaginal.


El nombre de este huevo proviene de la palabra sánscrita “yoni”, que significa “espacio sagrado” y se suele usar para referirse indistinta o conjuntamente al útero, vulva, vagina o vientre, en el sentido de la “fuente de vida”.


Los huevos yoni son piedras preciosas y semipreciosas, tales como cuarzo cristal, cuarzo rosa, jade, obsidiana, amatista, ópalo y aventurina, principalmente, talladas en forma de huevo, con el fin de introducirse en la vagina pues son una poderosa herramienta para la conexión, sanación y potencialización de la energía sexual femenina.


Además, las gemas, cuarzos y cristales, tiene las cualidades de conexión con la tierra y con la energía femenina, así́ como un gran poder de transmutación. Por ello, el trabajo con el huevo vaginal resulta tan poderoso y merece darle espacio para ser explorado desde la meditación, conciencia y devoción.


A nivel físico, el huevo vaginal ayuda a fortalecer los músculos vaginales y el suelo pélvico, con un efecto similar al de los ejercicios de Kegel, mejorado el flujo sanguíneo en la vagina y la potencia orgásmica.


Los principales beneficios que en el mundo holístico se considera que aportan los huevos yoni son los siguientes:

· Ayudan a regular el ciclo menstrual y al equilibrio hormonal.

· Ayudan a mejorar la lubricación, por lo que son útiles en casos de sequedad vaginal.

· Aumentan el flujo vaginal y con ello las defensas de la vagina.

· Mejoran la circulación sanguínea e incrementan la oxigenación de los tejidos.

· Ayudan a la mujer a ser consciente de sí misma y de su musculatura vaginal, lo cual es útil durante la recuperación posparto, así́ como para tener más orgasmos y más intensos.

· Producen un aumento de la sensualidad y sensibilidad durante la penetración.

· Mejoran el estado emocional de la mujer, pues ésta desarrolla una mayor comprensión de su cuerpo.

· La libido, la confianza y la autoestima se incrementan considerablemente.

· Conectan a la mujer con su energía sexual como fuente de sanación, transformación, desbloqueo y liberación.


El tratamiento comienza el primer día después del periodo y consiste en introducir el huevo en la vagina antes de dormir, se introduce mientras estas en posición de cuclillas como para orinar en el piso, lo introduces entre dos o tres centímetros y sacarlo por la mañana, también en postura de cuclillas y haciendo fuerza pélvica, a pesar de tener un hilo para jalarlo lo ideal es que lo expulses por ti misma, si no lo puedes hacer no te desesperes, quizás haya cosas que el huevo aun trabaja en el interior, déjalo unos minutos más y vuelve a intentar la extracción sin jalarlo, solo respira profundamente y deja que tu mente y tu cuerpo aprendan del desprendimiento y soltar situaciones personales.

Para su cuidado y desinfección, después de lavar el huevo debes ponerlo a remojar en agua muy caliente durante 15 minutos para una mejor desinfección, e incluso puedes agregar algunas gotas de aceite de árbol de té al agua, ya que este aceite tiene propiedades antibacterianas. Pero no pongas a hervir los huevos, ya que algunas piedras podrían dañarse o romperse con el exceso de calor.


Los casos en los que no se deben usar los huevos yoni son:

· Durante el embarazo.

· Durante la menstruación.

· Cuando se utilizan métodos anticonceptivos que se colocan dentro de la vagina, como el diafragma, el anillo vaginal y el dispositivo intrauterino (DIU).

· Si se padecen infecciones o inflamaciones vaginales o uterinas.

· Cuando existen problemas de salud relacionados con el suelo y los órganos pélvicos.

Darse la oportunidad de experimentarse y sanarse es el principal paso al amor propio, la responsabilidad de liberarse de las circunstancias vividas es muestra de valentía y honor, es hora de soltar el miedo y el dolor; es momento de crear luz y vida.


*NOTA EDITORIAL: El texto anteriormente presentado, narra la experiencia de una de nuestras colaboradoras, con información sería y fundamentada, no obstante, en ningún momento este espacio editorial busca hacer una recomendación médica o ginecológica y mucho menos llamar al uso del "huevo vaginal", esa decisión es responsabilidad única y exclusiva de cada una de nuestras lectoras y de la recomendación de sus médicos correspondientes.

Por su atención. Gracias.

Allari Prieto

Dirección Editorial

216 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo