ANA ARMAS, LA BÚSQUEDA DE EVOLUCIÓN

Actualizado: nov 16

POR ALLARI PRIETO


Por Allari Prieto




Ana Armas se define a sí misma como un ser espiritual buscando evolucionar, Ana nació el 6 de julio de 1982 en Morelia Michoacán, es la mayor de cuatro hermanos y la única mujer, lo que le brindó la capacidad de desarrollar una personalidad de liderazgo y responsabilidad, cualidades que, sin saber, años más tarde los utilizaría en el ámbito profesional.

“Mi infancia fue muy sencilla, pero muy divertida. Llena de esas risas que te dejan sin aliento, hasta travesuras y aventuras, fue la típica infancia donde la mayor parte se desarrolló en el pueblo de los abuelos”.

Ana tuvo la oportunidad de vivir desde muy temprana edad la posibilidad de disfrutar de momentos de plena libertad y aventura, desde explorar cada rincón del pueblo hasta disfrutar de la naturaleza como algo normal. “Ahí aprendí a disfrutar de una tarde en contemplación cuando nos sentábamos en familia en la banqueta de la casa al atardecer, aprendí que el hacer comunidad te hace más fuerte, aprendí que el compartir te engrandece el alma y el corazón cuando la casa se llenaba de familiares por semanas, aprendí que la amabilidad es un valor transformador y la risa la más grande medicina, pero algo que causo gran impacto y definió parte de quien soy en esa misma etapa, fue que tanto mi Abuelo, como una Tía, alimentaron mi mente de manera incesante con cuentos e historias reales y mágicas, lo que despertó en mí una enorme imaginación y creatividad permitiéndome conectar más con el mundo artístico, mágico y etérico, lo que después me llevaría a estudiar arquitectura, pero también, estas historias sembraron en mi la curiosidad y cuestionamiento del porque y para que de todo lo que existe, llevándome a una búsqueda incesante de respuestas alternativas hasta el día de hoy”.

Conforme fue creciendo, por el trabajo de su padre, el viajar se convirtió en una forma de vida, enseñándole que la adaptabilidad es parte de la supervivencia, “aprendí que todo en la vida es efímero, que el cambio es una constante y el desapego tu mejor amigo”.

“Durante la adolescencia, desarrolle una gran rebeldía al autoritarismo en todos los sentidos y por otro una búsqueda de la lucha por la justicia, en esta etapa, las interrogantes sobre la vida aumentaron, así que siempre estaba cuestionando todo lo que no llenaba mí curiosidad, pero al mismo tiempo, desarrolle la compasión por aquellos que no tenían voz y/o simplemente necesitaban ayuda, así que en esa época quería adoptar a todos los niños de África y salvar al mundo, o al menos lograr contribuir para mejorarlo, pero la interrogante siempre fue ¿Cómo? ¿Cómo contribuir para dejar un mundo mejor? Así que comencé ayudando en mi comunidad, empecé donando aquello que no usaba, conseguía donaciones para proyectos o comedores comunitarios, daba de comer a quien lo necesitaba si estaba en mis posibilidades, pero a pesar de eso, sentía que no era suficiente. Aun así, nunca deje de hacer algo por los demás si tenía la oportunidad”.

¿El llamado espiritual? ¿Cómo y cuándo ocurrió?

El llamado espiritual llegó muchos años después, conforme me acerque a la universidad, me vi envuelta dentro del sistema típico familiar que nos han inculcado, olvidando todo este aprendizaje de infancia, olvidando mi esencia y convirtiéndome en aquello que anhelaba cambiar, pero la vida se encargaría de ponerme en situaciones que me recordarían nuevamente mi camino, primero dos accidentes que me enseñaron la fragilidad de la vida, al año perdí a mi Abuelo, lo que me enseño que no es el tiempo si no los instantes así como la importancia de decir te amo a tiempo, por último, mi separación de pareja, que me hizo replantearme la vida. Tres sucesos difíciles en su momento que me llevaron de nuevo al camino de la búsqueda y a recordar que había olvidado mi esencia, mi camino y mi sueño de contribuir al mundo, por lo que la nueva pregunta fue: ¿Cómo recuperarme? ¿Cómo ayudar a otros, si no me tenía a mí misma?, así que entendí que para poder ayudar y compartir primero debía ayudarme a mí primero, sanar mi corazón y unificarme.

Así que fue en esa época, hace ya 9 años, fue que se dio ese llamado espiritual y en ese instante comencé el regreso a casa. Primero inicie mi camino de la mano de la medicina sagrada, posteriormente continúe mi travesía en un círculo de mujeres y fue durante esta época cuando conocí al Maestro Jivan y por ende a Babaji. En aquel curso con él, tuve mi primer acercamiento a los beneficios de la meditación y fue cuando por unos instantes todo en mi mente y mi vida desapareció, por fin, vi que todo aquello que buscaba se encontraba dentro de mí, finalmente entendí que ahí estaba mi respuesta al ¿Cómo?, no puedo explicar con palabras el gozo que sentí en ese instante, pero sí sé que, desde ese entonces, mi vida se transformó y no he dejado de crecer y aprender.

Después fue la inspiración del maestro Jivan lo que me hizo profundizar y dar el siguiente paso, así como la voz de mi ser superior. Así que cuando me sentí lista, comencé a dar mi servicio en Prema y al mismo tiempo, fui invitada por una academia de Ballet Profesional para apoyar con clases de meditación para sus alumnos adolescentes.

· Formación académica y profesional:

Soy Arquitecta, Terapeuta Certificada Thetahealing y Maestra de Meditación por la academia Prema.

· Trayectoria Profesional:

Mi primer acercamiento laboral fue en mi adolescencia, cuando me encargaba del negocio de mi Abuelo, posteriormente durante mi carrera, trabajé un tiempo en Gobierno Municipal, en el área de Obras Públicas, al terminar la carrera, ingresé a Gobierno Federal en el área de proyectos del Puerto de Lázaro Cárdenas en Michoacán, años más tarde me cambié al ámbito privado dedicándome por algunos años a construir Cines, así como también por cuenta propia desarrollé algunos proyectos y remodelaciones. Dentro del ámbito espiritual, fue durante la pandemia que mi trabajo como Maestra de meditación despuntó, fue ahí donde entendí que era el momento de servir.


¿Por qué elegiste el camino de la Meditación?

Debo decir que yo no lo elegí, el camino de la meditación me eligió a mí, crecí en el catolicismo, pero siempre lo cuestioné y no concebía como esa versión de Dios que me daban, podía ser tan atemorizante y castigadora, así que siempre me sentí desconectada de su doctrina, sabía que la divinidad no era así y que yo era diferente, por otro lado, siempre tuve una fuerte fascinación por el mundo mágico que tampoco comulgaba con la misma, así que la realidad es, que nunca supe de la existencia de este camino hasta que el me encontró.


· La práctica espiritual en México, ¿Qué has encontrado?

Durante mis primeros años me he topé con mucha carencia espiritual y falta de información, tan así, que jamás había escuchado el termino espiritual, sabía que existían religiones, pero la espiritualidad, la esencia, la desconocía. Para mí ha sido un camino complicado, pero actualmente eso está cambiando, los caminos se abren y cada día encuentras más facilidades para acercarte a ella, pero en los lugares lejanos a las metrópolis o fuera de los pueblos mágicos y turísticos, sigue siendo un tema desconocido. Ahí está nuestro más grande reto.


¿Quién es Ana, hoy?

Ana es hoy un ser en constante búsqueda, un ser que ha entendido que somos seres espirituales buscando experiencias humanas para evolucionar, un ser que comprendió que todo surge desde uno y que no puedes dar aquello que no tienes, un ser que tiene claro que dar y servir debe nacer del corazón no de la obligación.


¿Cómo tu historia puede inspirar a otros?

Creo que la mejor manera de inspirar es a través del ejemplo y la congruencia. Así que busco cada día ser mi mejor versión, recordándome que nunca es tarde para empezar, y que, aunque la espiritualidad no es siempre un valle de rosas, siempre, siempre, será el mejor camino hacia la transformación, así que, si yo puedo, tú puedes, todos podemos.


¿Cómo contribuye tu trabajo diario a la formación de un mundo mejor?

La auto observación es la base del auto conocimiento, si no nos observamos y nos conocemos, no podemos saber que queremos transformar para acércanos a nuestra mejor versión, por lo cual, el poder compartir esta herramienta siento que contribuye a que cada día seamos seres más conscientes de quienes somos, que queremos y a donde vamos, cuando las personas se ocupan de sí mismas, no tienen oportunidad de juzgar a los demás, por el contrario, son seres más despiertos dispuestos a sumar, ¿así que si todos sumamos, imagínate ¿cuál será el efecto domino en el mundo?




· Misión de Vida:

Vivir de acuerdo con el Dharma, actuando de manera congruente y siguiendo las enseñanzas más elevadas que la vida me muestre para poder así acercarme a mi mejor versión y beneficiar a todos aquellos que me rodean y se crucen en mi camino, siendo una fuente de inspiración para alcanzar su propia mejor versión.


· 3 símbolos o elementos de la naturaleza importantes para ti:

La luna, las estrellas y el agua.


· 3 libros fundamentales:

- Conversaciones con Dios, Neale Donald Walsch.

- Autobiografía de un yogui, Paramahansa Yogananda.

- El arte de la Guerra de Sun Tzu.


· Película favorita:

- Comer, Rezar, Amar


· Mejor Banda sonora:

Piratas del Caribe


· Músico o banda de música favorito:

Difícil, no tengo uno realmente, mis gustos van desde Janis Joplin hasta Paganini, pasando por Bob Marley


· Tu animal de poder:

El lobo, el elefante y el fénix


· Hacer comunidad, sí o no y ¿por qué?

Sí, porque, aunque el trabajo es personal, el acompañamiento inspira y no podemos olvidar que todos formamos parte del todo.


· Enseñar:

Desde el aprendizaje propio claro que sí, pero más que enseñar es inspirar.


· La familia:

Nuestros primeros maestros de vida, para mi existen dos, con la que naces y la que eliges… ambas son parte de tu camino.


· La amistad

Un enorme regalo


· El amor:

La fuente de todo, la fuerza transformadora


· La pareja:

Nuestro más grande espejo


· El pasado:

Aprendizaje


· El futuro:

El resultado de tu presente


· La religión:

La más grande limitación de la humanidad / Una forma de separación del todo, por eso para mí, el amor, la naturaleza, la magia y la espiritualidad son mi religión.


· Tu miedo más grande (si lo hay):

Uff. Sí, tengo uno, es parte de nuestra humanidad tener miedo, el mío sería perder mis 3 fuentes externas principales de amor, la transformación es algo inevitable, pero a veces difícil de integrar.


· El mayor regalo de tu vida:

La vida misma, mis Abuelos y mi hija.


· ¿Confías en la intuición?

Totalmente, para mi es la voz de mi alma, de mi ser superior, una forma de conexión con la divinidad.


· ¿Cuál es tu palabra favorita?

Hakuna Matata


· ¿Qué te mueve?

Definitivamente el amor


· ¿Qué te desalienta?

La traición y la mentira


· ¿Qué te entristece?

La injusticia

· Los rituales:

Una forma de conexión con aquello que busco o deseo, ya sea mágico o divino.


· El mar o la montaña:

Depende, para renovarme el mar, para reconectar la montaña.


· El ser:

La esencia absoluta


· El servicio:

Karma Yoga, debemos compartir nuestra esencia y aprendizaje desde el amor.


· El tiempo:

Es algo relativo, algo inexistente y en constante cambio, físicamente, yo lo definiría como una forma de medir y ordenar los sucesos que hemos o no vivido.



· La muerte:

Transformación, una experiencia humana del ser.


· ¿Alguna profesión o actividad además de lo que haces que hubieras querido ser?

Me hubiera gustado dedicarme a las artes, veo el arte como una forma pura de expresión del ser y he visto como a través de ellas se pueden transformar las emociones y sensaciones de aquellos que lo aprecian.

Algo que quieras agregar:

Si, primero agradecer al universo su amor y abundancia infinita, segundo agradecerles a ustedes por brindarme este espacio y la oportunidad de compartir mi experiencia con más seres y por último compartir un pequeño aprendizaje en mi camino a todos aquellos que están empezando su búsqueda:


Ríndete, ríndete a la transformación,