LA CONCIENCIA DE LA PROPIA MUERTE COMO UNA ELECCIÓN DE VIDA