La importancia de RESPIRAR.

Por Hesiquio Rodríguez








¿Porque es importante la respiración? Pareciera una respuesta muy sencilla si tomamos en cuenta que respiramos desde el momento en que nacemos, hasta que nos morimos. De hecho es lo último que hacemos en vida de forma visible.


Entendemos entonces que la respiración es un proceso vital: Nuestro cuerpo necesita la entrada de oxigeno al pulmón y de allí a las células para intercambiarlo con el bióxido de carbono. Dado que es un proceso, hasta cierto punto, automático infravaloramos su poder. Nuestra respiración es cíclica y constante. Sin embargo, varía mucho dependiendo de nuestras actividades y también de nuestros sentimientos.


Si no me crees, haz un ejercicio. Observa tu respiración en un periodo de quietud y compáralo después de ir a correr, observa la diferencia; debido a la mayor demanda metabólica de nuestro cuerpo hay una mayor necesidad de oxígeno que tiene que transportarse en nuestro cuerpo para alimentar a nuestras células y por eso es necesario aumentar la frecuencia respiratoria.


Pero hay otros factores que también condicionan nuestra respiración por ejemplo: Nuestras emociones. Cuando estamos angustiados, preocupados, ansiosos o enojados nuestra respiración se agita inconscientemente, aumentando así la angustia, pues caemos en respuestas metabólicas que pueden adormecer partes de nuestra piel o causan espasmos musculares que pueden aumentar nuestra ansiedad. Por lo tanto, el control de la respiración, incluso para el control de las emociones, es muy importante. Está de más decir que sin respiración no hay vida.


Pero, la respiración consciente va más allá. En la anatomía energética el aire, además de contener oxígeno, es una de las principales fuentes de energía de vida (Prana) y de eliminación de lo que ya no sirve (Apana) que todo lo mueve. Por lo tanto, la respiración consiente tiene su poder.


La respiración consciente se basa en el hecho de “tomar conciencia” de qué respiramos y cómo lo estamos haciendo, es decir de observar nuestra respiración y al observar dejar de poner atención a nuestros pensamientos y a las fluctuaciones mentales. ¿Te parece conocido? Así es, al hacerlo ya estamos meditando. No por nada observar la respiración es la técnica esencial de la ciencia contemplativa de diferentes filosofías de la India y de oriente, de quienes nos han enseñado que el simple hecho de permanecer en silencio observando sólo la respiración nos puede conducir a un estado de dicha llamado Samadhi.


La respiración consciente, pausada y profunda tiene el poder de actuar sobre nuestro organismo de manera similar a tranquilizantes o ansiolíticos, ya que activa sustancias y mecanismos opuestos a los del estrés, produciendo así una sensación agradable de relajación y tranquilidad. Si aprendes a respirar correctamente, podrás alcanzar en pocos minutos un estado sereno, tranquilo; puede ayudar a que te centres y puede cargarte con la energía que necesitas. Además, al lograr estar más tranquilos en un periodo de silencio y relajación nos ayuda a tener claridad para resolver problemas y tomar decisiones con calma.


Respirar, no sólo funciona cuando perdemos el control ya que al hacer esta práctica de manera constante y cotidiana podemos mejorar nuestra concentración y ser capaces de centrarnos en una sola cosa durante el rato que se desee sin ningún problema.


La respiración es el puente que conecta la vida a la conciencia. Cuando te distraigas, cuando algo duela o cause miedo, cuando no sepas que hacer, usa tu respiración como un medio para retener la atención de tu mente de nuevo. A mí me ha funcionado tanto en mi vida como en la vida de mis pacientes y sus familiares, sobre todo cuando enfrentan momentos críticos y ahora también con mis alumnos. Si aún no me crees, te invito a que lo pruebes: Siéntate en un lugar cómodo, cierra tus ojos y sólo respira y observa tu respiración por unos minutos, tú mismo notarás la diferencia y me platicas. Literal como dice mi querido maestro: “Respira y tu mundo se transformará.”

384 vistas