AMANDO MI ÚTERO: CORTE DE LAZOS ENERGÉTICOS.

POR LINDSAY MARTÍNEZ



“Los días oscuros no duran eternamente, tómate un momento para conectar con tu esencia más profunda”

Amasai



¿Alguna vez te has preguntado cómo, a pesar del tiempo y la distancia, aún hay gente que sientes que te lastima? ¿Que el recuerdo de lo que sucedió aún duele y que el dolor de lo vivido aún se siente tan real como si acabara de pasar?


¿Alguna vez has sentido la necesidad de soltar, de dejar ir, de cortar lo ocurrido y continuar?


Yo si, y a veces, como el duelo, es necesario tomarse un tiempo para sentir y por fin dejar ir, pues así como el primer contacto entre dos personas, no son las palabra, o la mirada o la piel, sino la energía, es necesario entender que toda relación genera un intercambio y esta energía puede generar una presencia de amor, gozo, paz, bondad y temperancia, o lo contrario: odio, dolor, maldad e irritación; al presentarse constantemente estas últimas, es necesario hacer un corte de lazos energéticos que nos ayude a conectar nuevamente con nuestra esencia más pura y así́ poder liberarnos de presencias no invitadas.


A los lazos energéticos, comúnmente, se les imagina como una especie de hilos que se crean entre las personas. Estos lazos conectan con cada punto de energía de nuestro cuerpo, van de chakra a chakra; cuanto más tiempo hace que conocemos a una persona y más intima es nuestra relación con ella, más fuerte es el lazo que nos une. Sin embargo, si al otro extremo del lazo tenemos a una persona que nos lastima, daña o no nos quiere, esa energía nos lastimará constantemente hasta el punto de enfermarnos, ya que las emociones y energías contenidas siempre se reflejan en nuestro cuerpo físico y en todo caso estos lazos no son ni necesarios ni beneficiosos pues perdemos energía y eso debilita nuestro campo energético.


Por ello, es necesario romper esas dependencias para ser un Ser libre, y esto no quiere decir que tu relación con esa persona vaya a ser peor o más dolorosa; todo lo contrario, podrás relacionarte libremente desde el amor si no hay dependencia, vas a poder crear relaciones mucho más sanas y sinceras.


Para ello, date un tiempo, busca un lugar sereno y tranquilo donde puedas relajarte, un lugar donde puedas prender alguna vela o incienso para sentirte mas en calma, toma de tres a cuatro respiraciones profundas y comienza a sentir tu cuerpo, concéntrate solo en la punta de tu nariz, en cómo entra y sale el aire, mientras te permites sentir tu respiración; comienza a imaginarte alrededor de una fogata y del otro extremo imagina a la persona con la que quieres romper los lazos energéticos, mientras la miras a los ojos permítete sentir lo que sea que te haga sentir, si es dolor, tristeza, melancolía, odio, solo recuerda que es la ultima vez que lo sentirás, así que permítete fluir, siente esa conexión pues pronto podrás soltarla. Mientras observas a esta persona y sientes lo que sea que sientas, permítete expresarle todo aquello que no te gusto, que te hizo sufrir, que te lastimo de alguna forma, o que permitiste que te dañara, recuerda, no es necesario que esta persona te conteste, pues esto depende de ti, solo de ti. Después de expresar lo que sientes tomate un momento para imaginar como los hilos que los unen se empiezan a debilitar y repite, “te perdono, no porque lo merezcas o porque me hayas pedido perdón, te perdono porque yo me merezco estar bien”, “me perdono, porque la persona que fui ya no lo soy más, porque hoy merezco crear y generar mi bienestar y no depender de alguien más”, “te perdono, me perdono”, “te suelto, me suelto de ti, repite esas frases hasta que te sientas segura y cómoda con ello, hasta que lo más profundo de tu ser sienta paz al decirlas.


Repite esas frases hasta notar que por completo los lazos que había se han desvanecido, y comienza a decir desde el amor propio, “yo soy yo, tú eres tú y tu y yo somos diferentes”, repítelo hasta marcar un limite preciso entre tú y la otra persona hasta que la persona que esta frente a ti desaparezca lentamente.


Mientras aún estás en la fogata, reconoce la persona que eres ahora; se amable contigo y con tu proceso, date el tiempo para sentir que ahora eres responsable de tu energía y nadie puede influir en ella mientras tú no lo permitas, suelta desde el amor y desde la luz y permítete volver a ti.


Comienza a agradecerte por darte la oportunidad de soltar y poco a poco sé consiente de tu respiración. Nota como tu cuerpo ahora se siente más ligero y como tu energía es las fluida para ti.


Recuerda que los días oscuros no duran eternamente, tómate un momento para conectar con tu esencia más profunda y continua tu viaje.

531 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo