top of page

EL CAMINO Y SUS PIEDRAS

por Iride Rivera


Alguna vez te habrás preguntado ¿por qué hay piedras en tu camino?


Durante mi ejercicio de running, una mañana decidí observar con detenimiento la ruta que muchas veces había transitado… Para mi sorpresa, me encontré una enorme piedra (de hecho, fueron varias), la cual pasaba sin percatarme de su presencia y mucho menos de lo que me

obligada a hacer. Detenida allí frente a ella, de pronto, me pregunté si el camino fue diseñado para los corredores,

¿Cómo podría toparme con semejante piedra? ¿Para qué estaba allí?


He aquí mi reflexión…

Haciendo una analogía con la vida, esas piedras están allí para:


1. Poner freno. Muchas veces nos encontramos en una carrera contra el tiempo, y en esa escalada de lograr, lograr, lograr, no damos espacio para mirar “las roturas” que vamos creando a causa de este desenfreno, los pasos arrolladores que atropellan relaciones, ideas, proyectos, sueños, metas e incluyendo a nosotros mismos. Esta pausa, a veces involuntaria, nos hace mirar todo desde otra perspectiva. No en vano, cuando vivimos situaciones que nos llevan al límite de nuestras emociones, nos imbuimos en la más profunda reflexión acerca de quiénes somos y hacia donde vamos.

2. Saltarlas o pasarles por encima. Si estamos enfocados en alcanzar nuestros anhelos más profundos, no hay distracción que nos desvíe del camino, ni que nos detenga. Aquello que nos confronta decidimos pasarle por encima, actuamos convencidos que aparecen para probarnos que tan concentrados estamos en eso que queremos, inclusive en muchas ocasiones, ni siquiera nos damos cuenta que están allí,- como me ha ocurrido cientos de veces al

recorrer la misma ruta-, puesto que mi mirada sigue firme en mi objetivo, en este caso, terminar la carrera.

3. Dar la vuelta. En otras ocasiones, preferimos rodear la piedra antes que enfrentarla. Hay situaciones que evitamos. Nos da cosquillas en el estómago,;mejor dicho, se nos estrangula la boca del estómago,sentimos fuego. Son justo, esas decisiones las que rumiamos, las que no queremos tomar, a toda costa elegimos esquivarlas. Sin embargo, más temprano que

tarde la vida nos lleva a fijar posición.

4. Sentarnos sobre ellas. Bien sea para lamentarnos, quejarnos y castigarnos con pensamientos de ¿por qué a MI? ¿Por qué esto me sucede? ¿Qué he hecho para merecerlo?

Otra opción puede ser para descansar, tomar fuerzas para continuar el camino, energizarnos, mirar y contemplar el paisaje, reconocernos todo cuanto hemos recorrido y apapacharnos por ser capaz y merecedores. Y así, respiramos y volvemos a la vía.

5. Desvío. Nos llevan a una ruta quizás no visionada, donde se nos presentan aspectos que están allí para aprender. Algo está allí para nosotros, porque todo lo que nos ocurre siempre es para nuestro mayor bien. Este cambio de sentido en la brújula, nos puede desafiar, nos puede expandir nuestra zona de confort, nos puede regalar de la mejor manera posible, la

certeza de estar en la ruta perfecta para continuar el camino, aunque dudemos. Sabrá Dios,- Ser Superior, Divinidad, Universo, como le llames-, que nos deparaba en la ruta anterior o sencillamente de que nos apartó. Cuando no estamos convencidos, tendemos a culparnos de no haber seguido en la ruta original, y de todo lo maravilloso que esperábamos encontrarnos; sin embargo, Dios no se equivoca. Él, de forma amorosa, nos acompaña en cada uno de nuestros pasos, Él deja que seamos nosotros quienes elijamos.

6. Pararnos encima de ellas. Observar (sin juzgar) a todo lo que alcance nuestra mirada, contemplar y permitirnos ver lo que se avecina, o por lo menos tener alguna idea. Desde allí, abrir nuestros brazos, mente y corazón…y DAR GRACIAS.


¿Por cuáles otras razones se han aparecido en tu camino?


Déjanos tu comentario, nos encanta leerte.


“Siempre habrá rocas en el camino delante de nosotros.

Serán piedras de tropiezo o escalones todo depende de

cómo las uses¨

Friedrich Nietzsche.


Soy Iride Rivera, coach motivacional, escritora, profesional de las finanzas, maestra de meditación

certificada. Experimentar es mi metodología, el vehículo para gestionar mi propósito de vida,

SERVIRTE A TRAVES DEL AMOR y que vivas LA MAGIA DE VOLVER A TI, A TU ESENCIA.

Nos encontramos a través de mis redes:

https://www.instagram.com/iride_rivera/

https://www.facebook.com/iride.rivera

93 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page