EL QUE ABRE CAMINOS

POR LINDSAY MARTÍNEZ




Hay momentos en que el cierre de ciclos es inminente en nuestra vida, y con ello, sin duda, los obstáculos se presentan en el camino dificultando la manera en que avanzamos a los nuevos comienzos.


Muchas personas piensan que comenzar de nuevo es empezar desde cero; sin embargo, siempre he creído que comenzar de nuevo es una oportunidad de empezar desde la experiencia, el aprendizaje y la sabiduría de no cometer los mismos errores de lo vivido en el pasado; es empezar desde el amor, la compasión y la paciencia, puesto que todo proceso lleva su tiempo y su espacio. Aunque parece más fácil decirlo que hacerlo, ya que el miedo al fracaso, a intentar de nuevo, a equivocarse en la toma de decisiones, a perder lo que se tiene por buscar algo que no sabemos si vendrá, o si será mejor o peor de lo que ya conocemos, a la incertidumbre de si somos capaces de soltar para poder recibir, es lo que nos lleva a paralizarnos del miedo o a salir huyendo, pero esto sólo es un obstáculo más que no nos permite pasar a un nuevo comienzo y nos mantiene en un bucle sin poder cerrar un ciclo.


En medio del caos, que en muchas ocasiones proviene del cierre de ciclos, también se encuentra la hermosa energía de aquel que abre caminos. Cada uno lo representa de maneras distintas; algunos más específicos como: el libre albedrío, las posibilidades en el cambio, la apertura de puertas. Otros más simbólicos como el ave fénix, el águila al renacer después del cambio de plumas o como el elefante en medio de la selva.


Para los hindúes esta energía es representada a través de una deidad llamada Ganesh, quien posee una cabeza de elefante y cuerpo humano. Se le considera “Señor de los nuevos comienzos”, la superación de obstáculos, la sabiduría y la inteligencia.


Mientras descubría esta hermosa energía que acompaña lo nuevo y el mantra que en la pronunciación se profundizaba en mi alma y en mi cuerpo, imaginaba que, si un día pudiera escuchar la voz de mi ser superior abriendo el mar para que yo pudiera pasar, lo que oiría sería Om Gam Ganapataye Namaha, Om Gam Ganapataye Namaha, Om Gam Ganapataye Namaha… y que en la repetición infinita podría caminar sobre tierra seca en medio de paredes de agua.


El significado de esta frase no sólo me lleva a la convicción de lo que es, sino de lo que podría ser; “Saludo a aquel que ayuda a remover los obstáculos, quien abre camino, quien destruye ejércitos, quien a voluntad te facilita el paso y destruye las dificultades de la vida”.


Hoy puedo decir que los cambios no son fáciles, pero son parte del ciclo de la vida y la renovación, hoy puedo decir que aún me da miedo avanzar a los nuevos comienzos, pero cuando me siento a meditar en la energía de “el que abre caminos” es más fácil avanzar desde el amor, la compasión y la paciencia; hoy puedo decir que a pesar de la crisis que genera el cierre de ciclos es posible caminar sobre tierra seca en medio del mar.


Hoy quiero comprender desde mis entrañas que cada fin es un comienzo y cada comienzo una oportunidad.

201 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo