EL YOGA REDUCE LA ANSIEDAD

POR LISSETE FLORES




Se menciona mucho que la ansiedad es cada día más común en nuestra vida pero quiero explicarte realmente qué es y qué genera en tu ser. Es una preocupación, miedo, inseguridad o inquietud ante situaciones cotidianas, es una emoción que todos en algún momento de nuestras vidas hemos experimentado, por ejemplo, al presentar un examen o una entrevista. Es una sensación que no podemos controlar pero sí podemos gestionar; no se trata de no sentir, se trata de enfocar nuestra mente y determinar si realmente la situación amerita estar en alerta al grado que afecte nuestra salud y nuestra calma.


Provoca una alarma en nuestro sistema nervioso central generando varias reacciones psicofisiológicas en nuestro cuerpo que sirven para enfrentar una amenaza o peligro ya sea real o imaginario. Es normal sentirla frente a situaciones estresantes; el problema es cuando se vuelve constante aún en situaciones cotidianas porque se convierte en un trastorno.

Existen varios tipos de trastornos de ansiedad, por ejemplo, ansiedad por separación, trastorno de pánico o la ansiedad generalizada que es estar mortificado todo el tiempo por diversas cosas del día, como la escuela, el trabajo, la salud, el dinero, los pagos, la muerte, la soledad etc. Se genera un círculo vicioso de pensamientos negativos amplificando la ansiedad.


Algunas de las consecuencias de la ansiedad pueden ser taquicardias, insomnio, falta de concentración, tensión, fatiga, mareos, dolores de cabeza o de estómago, depresión, abuso en el consumo de substancias tóxicas como el alcohol, entre otros dependiendo de la magnitud del trastorno de ansiedad.


Para poder mitigarlo, es indispensable analizar realmente cuál es la amenaza o peligro, de dónde viene, para que nos enfoquemos en distinguir la realidad, y entonces poder dirigir nuestra energía a otro lado; es indispensable hacer ejercicio, cualquier tipo te ayudará a desconectarte de tus pensamientos negativos: correr, nadar, yoga, etc. Pero te recomiendo sobre todos, la práctica del yoga, ya que está enfocada a reducir la tención física, dolores en general, genera relajación profunda hasta tu sistema nervioso central. Está demostrado científicamente que la constancia es la que te permite obtener sus beneficios, porque son ejercicios de estiramiento, fuerza, equilibrio y respiración que ayudan durante toda la clase a desconectarte de tu realidad y conectarte contigo mismo, haciéndote consciente de lo que realmente sucede en ti, las posturas invertidas son muy benéficas para estos trastornos, así como la meditación y pranayama (ejercicios de respiración).


Si detectas que estás en esta situación, pide ayuda a un experto, hay muchos tipos de yoga, pero cuando padeces de ansiedad yo te recomiendo que practiques Hatha Yoga y clases de meditación, hay muchas formas de practicarlas y más ahora por la pandemia hay muchas opciones en línea que se acomodarán a tus actividades desde la comodidad de tu casa, sin mas presiones de tráfico, tiempo, estacionamiento, gasolina etc. Y si tu caso ya es un trastorno de ansiedad, pide ayuda a un experto en psicología.

Recuerda que en tus manos está tu calidad de vida, busca lo que a ti te haga mejorarla y sobre todo que te sientas bien, la vida es para vivirla y fluir con sus alti-bajos, no para estacarnos en ellos.


Namasté.

105 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo