top of page

La pausa...

Fernanda Barroso

por una vida en consciencia



En este periodo de descanso en el que, sin importar credo, religión o fe, pasamos tiempo con nuestras familias, visitamos el mar, alguna hermosa ciudad de nuestro país o nos quedamos en casa a descansar, hacemos una pausa en nuestra cotidianeidad, te invito a que tomemos consciencia de lo que es pausar, - que no es lo mismo que parar.

Una pausa se define como la interrupción breve de algo. En letras, una pausa es necesaria entre palabras para tomar aire cuando hablamos. Y es tan importante pausar, que una pausa, la duración o ausencia de ésta, puede modificar el significado y sentido de lo que se dice. Hacer una pausa entre un estímulo y mi reacción a este estímulo, me permite responder diferente, con consciencia y puede salvar relaciones.


En este hermoso mes y en medio de esta pausa, te invito a que reflexionemos y hagamos un balance de nuestros días. Un balance de pandemia y postpandemia. Mirado a la distancia, nuestras pérdidas pueden apreciarse con otros ojos. Reflexiona. ¿Es así? ¿Cómo percibes las pérdidas que tuviste en esa pausa de dos años en las que el mundo se detuvo y quizás tu mundo se paralizó? ¿Cómo sientes para ti ese periodo? Quizás te pareció que el tiempo se congeló. ¿Acaso para ti fue un suspiro?


Dentro de esta apreciación de la pausa, te pido que reflexiones también acerca de las ganancias. Suena duro y suena frío, pero es verdad: toda pérdida conlleva una ganancia. Es parte del balance de la vida y es que para apreciar las sombras requerimos luz, así como es cierto que después de un gran dolor se puede volver a sonreír. Pero para llegar a esta apreciación de la ganancia, se necesita pausar, tomar un respiro y atravesar…


Así de importante es la pausa. Hoy quiero que pausemos juntos. Que nos centremos en la pausa de la respiración. Esta pausa tan importante y de la que pocas veces somos conscientes.


Ahí donde estás, detente un momento. Has una pausa. Mira a tu alrededor y si te es posible, cierra los ojos unos instantes antes de continuar leyendo.


Ahora centra tu atención en tu respiración sin modificarla. Obsérvala. Toma conciencia de ella. Observa que entre inhalación y exhalación existe una pausa, a penas perceptible y completamente necesaria para que tu respiración suceda. Inhala contando hasta 5. Sostén el aire dentro de ti mientras cuentas hasta 5. Exhala en 5 y finalmente retén este vacío sin aire contando hasta 5. Que este conteo sea cómodo para ti. Y toma conciencia de la importancia de la pausa y de lo que la pausa te invita a reflexionar.

144 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page