MENTE Y MANTRA/ EL PODER DE NUESTRA MENTE

POR FERNANDA BARROSO



Al pensar en nuestra mente, intuimos que se trata de un conjunto de capacidades cognitivas y de procesos como la consciencia, la percepción de nuestro entorno, la percepción de nuestro interior, de nosotros mismos, nuestros pensamientos, el poder creativo, nuestras emociones y mucho más. Algunas de estas características sabemos, - hasta ahora-, que son propias del ser humano y otras las compartimos con otras maravillosas formas de vida en nuestro planeta.

Para ir organizando el conocimiento acerca de la mente y simplificar su comprensión, concebimos a los procesos de la mente en tres tipos: conscientes, inconscientes y los llamados procedimentales. A lo largo de nuestros textos los iremos abordando, pero para comenzar me parece importante hacer consciencia de lo que es la mente. Te invito a que reflexionemos.

De acuerdo con la Real Academia de la Lengua Española, en psicología, la mente se define como “Conjunto de actividades y procesos psíquicos conscientes e inconscientes, especialmentede carácter cognitivo.”

Claramente, una definición académica; pero si vamos más profundo, una concepción práctica y un tanto romántica, define a nuestra increíble mente como un “Designio, pensamiento, propósito, voluntad. Y más enigmático aún, podemos definirla como “La Potencia intelectual del alma”. (https://dle.rae.es/mente)

¿Interesante, cierto?

Como sea que concibas a tu mente, coincidirás conmigo en que es un enigma. Una máquina perfecta y todo un misterio por entender, descifrar, comprender y vivir se encierra en cada circunvolución de nuestros cerebros; en cada reacción química llevada acabo en él. Quizás no podemos explicarla, quizás no nos interese comprenderla, pero ciertamente todos la experimentamos cada día, a cada instante; incluso mientras dormimos. Vivimos a nuestra mente a través de nuestros pensamientos, mientras estudiamos, al tocar un instrumento; al vivenciar nuestras emociones, nuestra memoria. Y por si eso fuera poco, tu mente es quien, mientras bailas rítmicamente al compás de un rock n’ roll, sacas de tu memoria la letra de la canción que estás bailando y experimentas esa felicidad y plenitud de bailar, también está dictando los procesos de digestión, está regulando el agua en tu cuerpo y está orquestando tantos procesos bioquímicos y fisiológicos para mantener tu cuerpo humano vivo y en salud perfecta, sin dejar de sonreír durante el baile. ¿Lo habías pensado? ¿Acaso no te maravilla?

Te invito a que cada día notes algún proceso mental que lleves a cabo: una emoción, tu digestión, la respiración, - y con consciencia de éste, agradezcas a la existencia, a tu ser y a tu mente la maravilla de experimentarlo. Y con mayor consciencia y gratitud, nos leemos en la siguiente.

Namasté

31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo