NADA CAMBIA

por Karla Montero




Muchas veces vivimos amargándonos la existencia por la forma de ser de nuestros padres, de nuestra pareja, de nuestros hijos o compañeros de trabajo… “Son tan injustos” podemos decirnos y explicarnos de mil maneras lógicas porqué tenemos razón en sentirnos así.


Te tengo una pregunta: ¿Prefieres tener razón o ser feliz?


Porque te tengo una mala noticia: lo más probable es que nadie a tu alrededor va a cambiar, no importa cuánto te quejes, reclames o te indignes. Para que todo afuera cambie, debes empezar a cambiar tú. Esta es una de las lecciones más difíciles, creo yo, a la que nos enfrentamos en este camino del despertar de consciencia.


Si lo que prefieres es tener “la razón”, te recomiendo que sigas con tu amargura, que sigas firme en tus argumentos y quizá puedas aprovecharlos para escribir un buen libro o el guión de una telenovela. Ya que va a ser así, por lo menos explótalo y sácale provecho, sería increíble que lo convirtieras en una obra de arte.


Si lo que prefieres es “ser feliz”, te tengo algunos sencillos pasos a seguir:


1. Acepta a la gente y las situaciones TAL Y CÓMO SON. Es decir, obsérvalas, mira con distancia crítica, como si observaras una película en la pantalla de tu televisor, sin juicios, sólo mira lo que hay en ellas.

2. Agradece, aunque no lo entiendas, aunque no te haga sentido, aunque parezca “malo” para ti, agradece, porque te aseguro que todo tiene un por qué y un para qué. Quizá hoy no lo comprendas, pero te puedo jurar que, en el futuro, en consciencia, podrás darte cuenta del regalo oculto que esto trae para ti.

3. Observa qué de lo que ves ahí está en ti. Esto es más sencillo de lo que crees, pues no puedes ver nada afuera que no concibas adentro. Es incluso uno de los Principios del Kybalión: “Principio de Correspondencia: Como es arriba es abajo, como es adentro es afuera”. Por ejemplo, tu no podrías ver bondad en tu prójimo si no hubiera bondad en tu corazón, ¿cómo podrías definir algo que no conoces?

4. Todos somos espejo. Haz un autoanálisis de los aspectos de tu vida en los que eso que te molesta se refleja. Por ejemplo, si tu “problema” es tener una madre que te juzga demasiado, no quiere decir que tú la juzgues a ella, quizá el mensaje es que te estás juzgando demasiado a ti mismo. Otro ejemplo; si sientes que tu padre no te acepta, quizá haya rasgos de ti que tú no estás aceptando por miedo a no “quedar bien” o “ser inadecuado”. Si necesitas ayuda te sugiero acudas con tu mejor amigo o la persona que mejor te conozca, quizá te pueda ayudar a ver desde otra perspectiva algo que tu no ves.

5. Nuevamente, acepta, no es necesario sentir culpa, no es necesario castigarte ni juzgarte, sólo necesitas aceptar que así es.

6. Evalúa si esa cualidad (paso 4) te ayuda a ser una mejor versión de ti, si te hace feliz ser así, si es algo que incluso te guste o te divierta de ti. Si es así, corresponde observar que la otra persona también es perfecto, ¡Felicidades! El proceso termina aquí.

7. Si, por el contrario, esa característica te molesta, te limita e incluso te hiere, ¡Felicidades! Has encontrado el regalo oculto. Ahora es momento de trabajar en ti transformando esa área de oportunidad y volviéndola una fortaleza.


Te aseguro que en ambos casos (paso 6 y 7) ganas.


Cada situación, cada persona, cada reto y cada obstáculo están aquí para mostrarnos cómo podemos mejorar día a día, cómo podemos avanzar hacia esa mejor versión de nosotros mismos que tanto anhelamos. Cómo podemos pulir nuestro carácter y transformar nuestra vida hacia una vida gozosa en la que cada vez haya mayor facilidad de vivir.


Cuando tu cambias, todo cambia. Verás que siguiendo estos 7 pasos y comprometiéndote verdaderamente con tu desarrollo, incluso esas personas y situaciones externas se empezarán a transformar y puede ser que se alejen o incluso que tengan la misma transición positiva que tu hagas en tu interior. El trabajo depende completamente de ti y puedes hacerlo por tu cuenta, puedes pedir ayuda de un terapeuta o coach, puedes leer libros, puedes ver videos… las posibilidades son infinitas y hoy con acceso global a la información, lo único que podría impedirte la transformación es tu propia resistencia y tu mente, tu ego, queriendo quedarse en la Opción 1) Tener la razón.


Este método me ha funcionado infinidad de ocasiones y te doy mi palabra de que funciona, incluso parece magia ver cómo cosas que parecían inamovibles comienzan a cambiar cuando tu cambias, pero no antes, por mucho que berrees y patalees. Así que con todo mi amor te lo comparto deseando sea de gran contribución para ti y te ayude a cambiar todas esas cosas “horribles” que ocurren en tu mundo interior.


Por último, es importante aclarar, que este trabajo es “local”. No vas a cambiar la situación de hambruna en el mundo, no vas a lograr que la guerra termine o que la economía global mejore, ni siquiera que tus gobernadores sean más eficientes. Hay una consciencia colectiva que es mucho más grande y difícil de manejar. Pero esa es otra historia, por ahora enfócate en la persona más importante de tu mundo: TÚ.


Karla Montero es comunicóloga de profesión, coach financiera y maestra de meditación. Brinda cursos, talleres y coaching personalizado acompañando a las personas a descubrir su potencial financiero y eliminar la escasez de su mente, de su corazón y de su vida con herramientas terrenales y holísticas pues está convencida de ser una Yogui Financiera en la búsqueda permanente del equilibrio y la integración del mundo espiritual con el mundo terrenal. Puedes encontrarla en Instagram, Facebook y TikTok como: @yoguifinanciera o mandarle un mensaje directo por WhatsApp al +52 5579705854

141 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

DUELE